Ventajas de la contratación de trabajadores de mayor edad y cómo los Facility Managers pueden ayudarles a prosperar

En la actualidad, las plantillas tienden a componerse de una mayor proporción de trabajadores de edad avanzada debido a factores como el aumento de la esperanza de vida y, en algunos países, la eliminación o el aumento de la edad de jubilación, lo que significa que muchas personas necesitarán y desearán seguir trabajando.

Además, pronto habrá cinco generaciones distintas en el lugar de trabajo, con diferentes necesidades, perspectivas y valores. Esto incluye a los tradicionalistas (nacidos entre 1939 y 1947), los baby boomers (nacidos entre 1948 y 1963), la generación X (nacidos entre 1964 y 1978), la generación Y (nacidos entre 1979 y 1994) y la generación Z (nacidos a partir de 1994).

Pero, ¿qué significa esto para la gestión del lugar de trabajo?

Iniciativas relacionadas con la salud

La promoción de la salud en el lugar de trabajo debe ser una prioridad para los Facility Managers, ya que se espera que el envejecimiento de la población activa implique un aumento de las enfermedades de larga duración. La intensidad del trabajo y el estrés están aumentando, lo que genera cada vez más preocupaciones con respecto a la salud física y mental. Los trabajadores mayores son más propensos a todo esto. Por tanto, la promoción de iniciativas saludables debe ocupar un lugar prioritario en la agenda.

En este sentido, la Work Foundation, una consultoría sin ánimo de lucro sobre lugares de trabajo, estima que los costes combinados de las bajas por enfermedad y de la pérdida de productividad por causas relacionadas con la salud y la intranquilidad se estiman en más de 100.000 millones de libras anuales. La organización señala asimismo que, para 2030, el 40 % de la población en edad de trabajar sufrirá una enfermedad de larga duración.

El espacio físico

Los Facility Managers ya están encargándose de crear un lugar de trabajo con espacios sociales, flexibles, cómodos, abiertos, espaciosos, colaborativos y respetuosos con el medio ambiente. Sin embargo, las personas mayores perciben su entorno de manera diferente, y los FM deben prestar especial atención a esas necesidades. Por ejemplo, las personas de edad avanzada son más sensibles al ruido en el lugar de trabajo y reaccionan a este de forma más sensible que los jóvenes. Los empleados mayores son más sensibles al calor, el frío, la luz y el cambio acústico. El mobiliario que resulta atractivo en muchos diseños de oficina populares, con superficies duras, oficinas abiertas y mobiliario de salón, puede no ser atractivo o adecuado para los empleados de más edad, y podría hacerles sentir excluidos. Por lo tanto, los FM deben ofrecer zonas de trabajo adaptadas a las necesidades de este colectivo.

Colaboración intergeneracional

Un mayor número de trabajadores de más edad en el entorno de la oficina implica una mayor colaboración con otras generaciones, como la Generación Y y, en particular, la Generación Z, lo que podría tener ventajas para las empresas, y los FM pueden alentarla. Por ejemplo, retener a las generaciones mayores experimentadas puede proporcionar a los empleados de las generaciones más jóvenes tutoría continua. Cualquier tipo de «sistema organizativo de compañeros entre empleados de edad avanzada y más jóvenes» puede ayudar a intercambiar competencias y aprender, aumentar la socialización en el lugar de trabajo y conservar conocimientos y capacidades en la organización.

La retención o la contratación de trabajadores de más edad para llevar a cabo proyectos innovadores y su trabajo con empleados más jóvenes también comporta un mayor compromiso y bienestar de los empleados en el lugar de trabajo. Un estudio realizado en 2016 por la Facultad de Empresariales de la Universidad de Sidney reveló que a los empleados más jóvenes les gustaba aprender de colegas con mayor antigüedad.

Los trabajadores de edad avanzada tienen una experiencia integral

Es posible que las generaciones mayores no acaben de salir de la universidad ni posean las competencias digitales que tienen las generaciones más jóvenes, pero son igualmente beneficiosas para una empresa. Por ejemplo, tienen mucha más experiencia y, por lo general, también más competencias prácticas y comunicativas. Tienen más vitalidad y ejercen una influencia positiva en el lugar de trabajo.

Todas ellas son razones de sobra para que el Facility Manager ayude a estos empleados a prosperar en el lugar de trabajo del futuro.