3 grandes tendencias de externalización del Facility Management para 2020

Nos acercamos al final del año y ha llegado el momento de mirar hacia adelante y ver cuáles serán las próximas tendencias. ¿Qué fuerzas económicas, sociales y culturales están configurando el futuro del sector del Facility Management a nivel global? Echemos un vistazo a los aspectos que tenemos que tener en cuenta para asegurar el éxito del negocio a largo plazo.

1. Externalización y aumento de los costes de empleo

En primer lugar, la externalización del Facility Management sigue aumentando en popularidad. Esta tendencia se debe en gran medida a la demanda de grandes experiencias en el lugar de trabajo y a la reducción de los costes operativos. Además, esta demanda se ve impulsada aún más por el aumento del coste de emplear internamente a equipos de FM y la compleja tarea de administrar un gran conjunto de servicios.

Por otra parte, en la actualidad hay mucha presión sobre las empresas para que ofrezcan un valor añadido a sus clientes, obligándolas a innovar constantemente y a ampliar sus servicios principales para ofrecer más y más. Como consecuencia, a menudo se reduce el presupuesto del FM no crítico, al mismo tiempo que los empleados y clientes esperan mejores experiencias en el lugar de trabajo. Sin embargo, esto es exactamente lo que hace que la externalización sea una propuesta tan atractiva.

2. Revolucionar la tecnología y la digitalización

Más allá del creciente coste del empleo está el paradigma de la tecnología, que se está utilizando cada vez más para mejorar la eficiencia y reducir gastos. En primer lugar, está el Internet de las cosas (IoT), que se está adoptando cada vez más en informática, iluminación interna de edificios y control de climatización.

La segunda tecnología más utilizada para la reducción de costes de FM en las empresas es la robótica. La automatización robótica es adecuada tanto para aquellas tareas consideradas de riesgo o peligrosas, como aquellas que son más mecánicas o repetitivas, teniendo al Facility Manager como la figura que escoge a los robots que cumplirán con los roles designados. Por estos ahorros operativos que ofrece la tecnología, probablemente seremos testigos de una adopción generalizada de IoT y hardware robótico en la próxima década.

3. Personalización y bienestar del lugar de trabajo

La productividad y el bienestar de los empleados han ocupado un lugar central en los últimos años, reconociendo el valor de contar con equipos felices y comprometidos. Esto ha llevado a que las compañías de FM se centren en la creación de estrategias en el lugar de trabajo que promuevan activamente el compromiso, el bienestar y, en última instancia, la productividad de su personal.

Estas estrategias han de adaptarse al continuo incremento de la diversidad dentro de las plantillas, personalizando al máximo los servicios en función de las necesidades específicas de cada grupo. La mayor parte de esta personalización está dirigiéndose y adaptándose a las generaciones más jóvenes; un grupo demográfico que demanda servicios más sostenibles y eco-friendly, ya sea en el diseño de espacios como en restauración. Así como eventos o jornadas que les abstraigan del día a día y difuminen esa línea entre vida personal y laboral.

Las expectativas de los empleados con respecto al workplace ha cambiado totalmente en los últimos 20 años, y lo seguirán haciendo. El sector del FM necesitará evolucionar continuamente para poder afrontar las tendencias del mañana.

En resumen,

La externalización seguirá aumentando en todas las áreas de la industria. El único punto de incertidumbre es dónde estarán exactamente las prioridades de los clientes, ya que buscan añadir valor a sus servicios.

Por supuesto, el coste siempre va a ser uno de los principales factores decisivos, ya que esto suele ser lo que lleva a las empresas a externalizar sus servicios en un primer momento. Sin embargo, es probable que las empresas también inviertan en servicios más premium, ya que ven la ventaja competitiva de ser líderes en atracción y retención de talento, y cada vez más estudios muestran el impacto de las experiencias en la salud, el bienestar y la productividad laboral.