5 maneras de mantener la seguridad de los empleados mientras viajan

En un mercado globalizado, viajar es cada vez más común dentro de las grandes empresas. De hecho, se ha convertido en una parte necesaria de la vida de trabajo de muchas empresas a nivel mundial. Como empleador responsable de tantas personas, ¿cómo deberíamos actuar?

En viajes de larga duración o distancia, el riesgo es mayor. Esto significa que cuidar a los empleados que viajan requiere aún más rigor y organización.

Como Director de Excelencia en Seguridad para Global Operations en ISS, es parte de mi función garantizar que nuestros equipos se desarrollen y se adhieran a un proceso que ofrezca la seguridad como prioridad, protegiendo así nuestro activo más valioso: las personas.

Si bien hay muchos procedimientos que actúan conjuntamente para proteger a los empleados, establecemos una lista de las cinco prioridades principales para mantener la seguridad de la plantilla.

1. Tener un buen sistema y política de viajes es vital

En primer lugar, los empleados deben comprender los parámetros dentro de los cuales pueden viajar.Además, deben usar una plataforma central de reservas de viajes para permitir el seguimiento y monitorización de todos los movimientos, lo que ayuda a monitorizar alertas para cualquier viaje que pueda suponer un riesgo. Sin embargo, si un empleado no utiliza el sistema de viajes de la empresa nadie sabrá cuándo y hacia dónde viaja.

2. Adherirse a un proceso de aprobación basado en la clasificación de riesgo del país

Los riesgos de seguridad varían significativamente de un país a otro y los empleadores deben monitorear las calificaciones de riesgo en tiempo real para los viajes a países relevantes. Lo que requiere un acceso a una fuente fiable. Es importante contar con un proceso de aprobación para cuando aquellos países, a los que el empleado se dispone a viajar, superan el nivel aceptable de riesgo. Tanto el empleador como el empleado son responsables de garantizar que el viaje esté marcado y el propósito del viaje sea evaluado. Dependiendo del nivel de riesgo, la viabilidad del viaje debe ser analizada y, si se aprueba, se deben implementar las acciones apropiadas.

3. Hacer una evaluación personal de riesgo del viaje

Dependiendo de adónde va un empleado y del riesgo asociado de la localización, se requerirá una evaluación. Una evaluación de riesgos tendrá en cuenta el género, la edad y la experiencia del viajero. También evaluará la comprensión de un trabajador y su familiaridad con el país al que viaja, formulando preguntas como "¿cómo de bien conoce el viajero el país que está visitando?", "¿Hablan el dialecto local?" También destacará los principales riesgos en ese país, incluyendo el crimen, el terrorismo, el secuestro y el rescate y factores menos obvios como las diferencias culturales. Los elementos clave que impulsan la calificación de riesgo deben revisarse como una prioridad.

El resultado de la evaluación determina el asesoramiento que se requiere para el viajero individual

 

4. Proporcionar formación en materia de seguridad al viajar 

La capacitación básica debe impartirse como un estándar para todos los empleados y debe haber una capacitación específica para ubicaciones de alto riesgo. La capacitación específica debe explicar el resultado de la evaluación de riesgos, centrándose en los riesgos clave para ese viaje y las medidas para mitigarlos. Las áreas de discusión deben incluir: '¿Cómo se debe actuar?'; '¿Dónde están las áreas de alto riesgo para alejarse y dónde se puede caminar más libremente?'; '¿En qué hotel deberías quedarte?'; '¿Qué transporte deberías usar en un país específico?'; '¿Debería tener una escolta local que hable el dialecto?' y "¿es necesario implementar un equipo de protección cercano o una escolta local?".

En ISS tenemos un sistema que utilizamos para viajes de mayor riesgo, donde el viaje se carga en una aplicación del teléfono y se les pide que se registren cuando aterricen. Cada pocas horas deben registrarse para confirmar que están a salvo. La frecuencia de los requisitos de registro se basa en el nivel de riesgo.

5. Saber escalar una llamada de emergencia

El objetivo final es que las personas tengan la capacidad de dar la alarma si necesitan ayuda. Los móviles a menudo se usan para dar alarma, sin embargo, si un empleado se encuentra en una situación complicada, esto puede no ser fácil. La aplicación que utilizamos en ISS tiene un servicio de llamada de emergencia que activa discretamente la alarma y señala su ubicación. Esto permite dar una respuesta rápidamente, ya sea confirmando su seguridad o comprometiéndose con un plan de respuesta o asistencia local si fuera necesario. 

En resumen, como profesionales de la seguridad, debemos tener la capacidad de saber a dónde viajan nuestros equipos en un momento dado. Debemos recibir un aviso anticipado de viaje y poder intervenir y aprobar o rechazar si la calificación de riesgo está por encima del nivel aceptable. Tenemos que preparar a nuestros empleados para los viajes mediante la evaluación de su perfil personal, y aconsejarles sobre los pasos necesarios para mantenerse seguros, equipándolos con un servicio de llamadas de emergencia que les permita rastrear su ubicación una vez que se activen. 


Sobre el autor:

Robert WilsonRobert Wilson

ISS Head of Security Excellence