La importancia de las relaciones sociales en el trabajo

Pasamos muchas horas en la oficina cada día, por lo que es muy posible que estemos más tiempo con los compañeros de trabajo que con nuestras familias.

Por ello, es importante cuidar también este tipo de relaciones para que sean sanas y sirvan de apoyo en diferentes situaciones. Diversos estudios afirman que cuando las relaciones en el trabajo son sanas, los empleados se sienten más felices y son más productivos, es decir, un buen ambiente laboral tiene beneficios a largo plazo para una compañía a distintos niveles (incluyendo la cultura).

Relaciones laborales positivas... y negativas

El informe sobre satisfacción laboral y compromiso de los empleados de la Society for Human Resource Management, mostraba que las relaciones con los compañeros de trabajo eran identificadas como “uno de los principales impulsores del compromiso de los empleados”, con un 77% de participantes que o veían como algo prioritario.

En 2017, un informe de Gallup sobre el "Estado del Workplace en América" también encontró que establecer lazos de amistad con compañeros de trabajo incrementaba el nivel de felicidad y convertía al empleado en un trabajador más comprometido.

Por otra parte, otro estudio publicado en la revista Personnel Psychology, por un grupo de profesores de la Universidad de Rutgers (EE. UU.), descubrió que tener empleados que son amigos aumenta su propio rendimiento. En este sentido, también se les daba acceso a información a través de redes informales que de otro modo no podrían obtener. Los investigadores también afirmaron que mejoraba la moral.

Pero tener amigos en el lugar de trabajo conlleva costes y el mayor de estos, según los académicos, era la distracción, debido a que los descansos prolongados para socializar quitaban tiempo a la productividad, algo que, a su vez, hacía más estresante completar las tareas de trabajo. También se sugería que era más agotador emocionalmente para los trabajadores mantener las amistades en el trabajo.

¿Cómo pueden los Facility Managers fomentar la interacción social?

Una de las maneras más simples con las que los FM pueden facilitar la conexión entre empleados es organizar las estaciones de trabajo de tal manera que los empleados puedan verse y hablar entre ellos, lo que ayuda a fomentar la comunicación. Por ejemplo, estudios recientes de los arquitectos de Zaha Hadid Architects, defienden que la distancia a la que estén dispuestos los escritorios tiene incidencia en el grado de colaboración.

Desde que la oficina de diseño diáfano hizo más popular en la década de 1960, los cubículos no son tan populares, sin embargo hay algunos empleados de alto nivel que aún las tienen. Las investigaciones han demostrado que las oficinas con paredes altas tienden a tener una influencia negativa en el nivel de felicidad de los empleados en la oficina, ya que aumentan el aislamiento, por lo que es mejor evitarlas.

La socialización tampoco tiene que limitarse a las horas de oficina y los FM deben fomentar la interacción entre los trabajadores fuera de este horario también. Esto podría incluir iniciativas como programas de voluntariado o servicio comunitario para brindar a los empleados la oportunidad de desarrollar dichas relaciones y, al mismo tiempo, promover los valores de responsabilidad social de una empresa.

Al cultivar las interacciones sociales en un lugar de trabajo, un Facility Manager también debe tener en cuenta escenarios que apunten a diferentes tipos de personalidad. Por ejemplo, una reunión posterior al trabajo al estilo de una fiesta puede no ser atractiva para un trabajador introvertido. Quizás es más fácil conectar con este perfil a través de otro tipo de actividades.

¿Cómo protegerse contra desventajas como “la pérdida de tiempo”?

Si el personal o equipo están socializando demasiado, un Facility Manager podría intentar organizar un debate sobre cómo resolver esta situación. Algunas de las soluciones podrían consistir en tener tiempos de descanso estructurados para toda la empresa o incluso programar un descanso de 15 minutos por la mañana y otro por la tarde. Al hacer esto, el personal sabe que son libres de visitarse entre ellos. Si algunos miembros del equipo desean más tiempo social, también pueden almorzar juntos en el lugar de descanso de la oficina.

La clave es que los FM creen una cultura de equilibrio donde los trabajadores no estén obligados a socializar, pero donde existan auténticas oportunidades para hacerlo, ya sea a través de descansos programados, un club de trabajo o workplace organizados estratégicamente.

 ¡Descarga ahora el White Book ISS Visión 2020 - El futuro del trabajo, el  personal y el espacio de trabajo!