Cómo la psicología conductual puede facilitar un cambio de cultura

Los psicólogos conductuales creen firmemente que existen leyes observables y mensurables que explican la conducta humana y un gran número de investigaciones académicas respaldan esta teoría.

La existencia de dichas leyes supondría que cualquier tarea o comportamiento podría modificarse si se dan las condiciones adecuadas, con independencia de las características individuales y de los patrones de pensamiento, utilizando métodos de asociación directa y de refuerzo.

En este sentido, se trata de un concepto que utilizan por los responsables de la transformación empresarial o de introducir el cambio de cultura dentro de una empresa, con el objetivo, entre otros, de diseñar los servicios en torno a las preferencias humanas básicas y más avanzadas.

«La mayoría de los programas de cambio de cultura fallan»

A pesar de la aparente sencillez de esta premisa, introducir el cambio organizativo a gran escala resulta difícil y la mayoría de los programas fracasan, a menudo porque no existen soluciones o fórmulas definitivas.

Según el «influence model», publicado por primera vez en 2003 en la revista de la consultora de gestión McKinsey, los cuatro elementos básicos principales del cambio organizativo son:

  1. desarrollar el talento y las aptitudes, ya que los trabajadores deben tener la capacidad de llevar a cabo e integrar el cambio requerido
  2. reforzar el cambio con mecanismos formales, debido a que los sistemas deben estar en consonancia con el nuevo comportamiento
  3. fomentar el entendimiento y la convicción, para que las personas estén convencidas del cambio y de la necesidad del mismo
  4. desarrollar modelos de conducta, porque los trabajadores deben ver que aquellos a quienes admiran, como directivos y compañeros, realizan el cambio

Los investigadores afirman que estos cuatro principios siguen siendo relevantes en un lugar de trabajo que cambia con rapidez, y que se obtiene un mayor éxito si todos ellos se utilizan conjuntamente.

¿Cómo crean las empresas un cambio tangible?

Instaurar un cambio en una organización en un sentido práctico podría implicar la designación de “defensores del cambio”, cuyo único trabajo consistiría en explicar a los trabajadores qué cambios deben realizarse y por qué, con entusiasmo y positividad. Se trata de una forma de difundir el mensaje de cambio en toda la empresa comunicándolo claramente a los trabajadores.

Por otra parte, una buena práctica sería utilizar pruebas piloto, donde se crea un pequeño equipo dentro de la organización con el que testear los cambios propuestos y al que se facilitaría información antes de finalizar los productos o las políticas.

Además, es posible beneficiarse de tecnologías como software basado en la nube o tablets conectadas a Skype para permitir a los empleados desarrollar sus tareas desde cualquier lugar y momento de manera que, aunque estén alejados físicamente, sigan trabajando en estrecha colaboración.

Por último, ofrecer diferentes tipos de mobiliario a los colaboradores significa que cuentan con una variedad de opciones para trabajar donde se sientan más cómodos, ya sea en un ambiente silencioso, en un vestíbulo o en una mesa alta con un taburete. Las zonas de descanso con sofás o mesas de café, por su parte, también fomentan una mayor colaboración entre los trabajadores.

Los Facility Managers pueden introducir soluciones de cambio de manera ascendente

Aunque la gestión del cambio suele diseñarse desde la sala de juntas, las áreas de Recursos Humanos y Facility Management pueden ayudar a consolidar los cambios de conducta deseados a través de sus formas de orquestar las experiencias de servicio e interactuando con los empleados.

Estos equipos están acostumbrados a interactuar día a día con los usuarios del lugar de trabajo. Por tanto, los ejecutivos y gestores de servicio podrían convertirse en modelos a seguir a la hora de realizar el cambio deseado, a través de sus actitudes y su forma de comportarse e interactuar con las personas de la oficina.

A través de la orquestación del servicio y de los eventos se pueden fomentar más encuentros sociales, pero también convertirse en los ojos y los oídos que ayuden a los empleados a explorar los cambios y las nuevas formas de trabajar.

¡Descarga ahora el White Book ISS Visión 2020 - El futuro del trabajo, el  personal y el espacio de trabajo!