Cómo el nudging puede aumentar la eficiencia en el lugar de trabajo

Aquellas empresas o directivos que tienen como objetivo crecer de manera rentable, difícilmente pueden refutar que la productividad de los empleados se ha convertido en el principal campo de batalla de la dirección. El nudging, respaldado por el diseño del lugar de trabajo y del servicio, puede ser un método eficaz para aumentar la productividad de los empleados y la eficiencia del workplace.

En términos generales, el nudging aplica conocimientos de la ciencia conductual a contextos empresariales. Esto permite optimizar el pensamiento rápido y el comportamiento inconsciente de los empleados en consonancia con los objetivos de una organización.

Un excelente ejemplo de ello es Google, que ha logrado hacer justamente eso. Como se puede ver en diversos libros escritos por personas que conocen Google a fondo, y que cubren los principios en los que se basa el éxito de dicha organización: la empresa aplica un enfoque muy diferenciado a la gestión de los empleados.

En lugar de microgestión, Google aplica simples estrategias de nudging y reajustes para mejorar la productividad, la toma de decisiones y la percepción de la libertad de sus empleados. Por su perspectiva abierta, el diseño del lugar de trabajo se adapta para mejorar la colaboración y el intercambio de conocimientos, mientras que, en la cafetería, seleccionan alimentos que promuevan una alimentación saludable, gestionando la salud y la productividad de su personal.

Los servicios en el lugar de trabajo pueden facilitar un nudging poderoso

Los servicios en el lugar de trabajo constituyen una gran oportunidad para facilitar un nudging poderoso. Desde la perspectiva de la psicología conductual es bien sabido que las personas imitan inconscientemente los gestos, las actitudes y los patrones de expresión de otras personas (imitación). Este concepto se materializa en las interacciones diarias y a menudo pasa inadvertido tanto para la persona que imita las conductas como para la persona que es imitada.

Si desea que los empleados adopten ciertas actitudes o formas de comportarse, asegúrese de que el personal de atención al cliente esté capacitado para adoptar justamente esos comportamientos, actitudes y gestos deseados.

[embed]https://servicefutures.com/choosing-facility-management-provider-7-employee-training-methods-to-look-for/[/embed]

Si, por ejemplo, lo que se desea es crear un comportamiento y una atmósfera relajados en la oficina y que todos puedan ser ellos mismos, no resulta de ayuda que el personal de atención al cliente (por ejemplo, los directores de experiencias del lugar de trabajo, los conserjes, o los recepcionistas) vistan uniformes ajustados, utilicen un lenguaje muy formal y tenga un aspecto empresarial. Esto se transmitirá también a sus empleados.

Influir en el comportamiento mediante el diseño del lugar de trabajo

Otra herramienta poderosa que se aplica cuando se desea influir sutilmente en el comportamiento es el diseño de las instalaciones. Supongamos que una empresa se ha quedado atrapada en la celebración de reuniones demasiado frecuentes y demasiado ineficaces.

A partir de una serie de investigaciones sabemos que las reuniones en las que los asistentes permanecen de pie reducen la duración de éstas un 25 % y no influyen en la calidad de las decisiones adoptadas. En consecuencia, la introducción de este tipo de reuniones podría ser una manera perfecta de nudging para aumentar la eficiencia de las mismas y, por lo tanto, la productividad de los empleados. Se puede probar, por ejemplo, sustituyendo las mesas y sillas habituales por escritorios para trabajar de pie y evaluar el efecto en los empleados, o bien diseñando un sendero para caminar alrededor del edificio de la oficina, o en su interior, lo cual animará a los empleados a reunirse para hablar mientras caminan.

Las técnicas de nudging también pueden ser de ayuda si se tiene como objetivo aumentar el intercambio de conocimientos y la innovación en la empresa. Si se busca que los empleados comiencen a rodearse de personas de otros departamentos, el replanteamiento de las zonas de cafetería o la creación de “esquinas” para tomar café permitirá a los empleados de diferentes departamentos reunirse e interactuar. Naturalmente, estas zonas deben organizarse arquitectónicamente de modo que creen el ambiente más propicio para participar en debates e intercambiar ideas.


¿Cuál es el futuro del trabajo, el personal y el workplace? ¡Descarga nuestro Whitebook ISS Visión 2020 y descúbrelo!