La externalización va a cambiar nuestro modo de trabajar y es inevitable

La externalización ha sido, y seguirá siendo, una fuerza rompedora en el mercado de trabajo a medida que avancemos hacia 2020. A continuación explicamos cómo impactará en nuestras formas de trabajar.

Como resultado del incremento de los traslados de los trabajadores debido a la externalización, de la deslocalización y del desarrollo tecnológico, aparecerá una economía más dinámica basada en el talento del personal que trabaja por cuenta propia. Esto cambiará nuestra concepción sobre el trabajo y del empleo.

El número de trabajadores que busquen independencia y autodesarrollo aumentará, y otros se verán obligados a dejar de tener un empleo fijo. Los trabajadores tendrán que aprender nuevas destrezas justo antes de que sean necesarias.

El gráfico que mostramos a continuación pone de relieve las principales tendencias en relación a la forma en la que la externalización repercutirá en nuestra forma de trabajar.

impacto outsourcing

 

El futuro está en la empleabilidad dinámica

En la economía de trabajadores autónomos que está surgiendo, el modelo de empleo dominante consistirá en un modelo empresarial colaborativo, transparente, basado en la tecnología y en una manera de hacer negocios de ciclo rápido, mediante redes y ecosistemas de trabajadores que trabajan como mercenarios intelectuales.

Los trabajadores deberán pasar de la necesidad de resiliencia en su carrera profesional (que se define por un conjunto concreto de responsabilidades ligadas a una carrera en particular), a la empleabilidad dinámica (es decir, destrezas y competencias que pueden aplicarse a una serie de funciones).

Las plantillas del futuro tendrán una gran diversidad

La capacidad de las empresas para atraer a estos mercenarios intelectuales será fundamental para el éxito en el futuro. Los acuerdos de trabajo flexibles serán cada vez más habituales. La plantilla del futuro consistirá en un grupo diverso de empleados: algunos trabajando a tiempo completo, algunos con contrato y otros por cuenta propia, y unos cuantos que no tendrán relación con la marca.

Los trabajadores pasarán de desempeñar una función a desempeñar otra, también traspasando las fronteras de la organización, con más libertad que nunca a medida que las empresas demanden bancos y sistemas de talento que puedan montarse y reconfigurarse con rapidez. Tanto los dirigentes empresariales como los clientes esperarán agilidad, escala y las destrezas necesarias a petición.

Del aprendizaje “por si acaso” al aprendizaje “justo a tiempo”

En la actualidad, las competencias se desfasan con mucha rapidez y es necesario desarrollar otras nuevas para mantenerse en cabeza. Por consiguiente, para garantizar la empleabilidad, los trabajadores deberían seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida, ya sea en el trabajo o fuera de él durante la jornada laboral, para mejorar sus destrezas. De modo que, ahora y en el futuro, el aprendizaje está pasando de ser “por si acaso” (se aprenden todo tipo de conocimientos que se puedan necesitar en el futuro), a ser “justo a tiempo” (se aprenden herramientas que se necesitarán para una tarea concreta inmediata).

¿Quieres conocer más sobre el Futuro del Outsourcing? Descarga el Whitebook ISS Visión 2020 sobre el futuro del Outsourcing y perspectivas del Facility Management.