5 formas en que la ingeniería de instalaciones se transformará para 2022

¿Qué transformaciones experimentará la ingeniería de instalaciones durante los próximos años? Tim Green, experto en la materia y Jefe Global Entornos Críticos, Energía y Sostenibilidad nos da su punto de vista.

1. El Internet de las cosas

Los datos, la tecnología y el Internet de las cosas (IoT) irrumpirán en la profesión del Facility Manager en los años venideros. La ingeniería de instalaciones evolucionará hacia el análisis de datos y, los profesionales, podrán valerse de la información obtenida para tomar decisiones sobre los activos y el riesgo. Esta tecnología permite las comunicaciones entre sensores y entre el sensor y el sistema, facilitando que se tomen decisiones a través del machine learning y/o la inteligencia artificial.

2. Automatización

Cada vez se observará una mayor autonomía robótica. En términos de instalaciones, es probable que veamos más robots limpiadores y transpaletas para levantar y mover artículos en almacenes y fábricas. Desde una perspectiva de ingeniería, aumentará también el uso de drones para llevar a cabo inspecciones de techos y canalones y se introducirán vehículos automatizados para realizar inspecciones y recopilar de información.

3. Análisis de datos

El IoT se utilizará para el mantenimiento predictivo, lo que aportará un enfoque más proactivo y planificado en lugar de reactivo. Ser capaz de utilizar datos para predecir la probabilidad de que un activo falle y para ser alertado de posibles defectos liberará el tiempo de los técnicos. Esto permitirá reducir el número de incidentes y ser más productivos, minimizando a su vez los riesgos y aumentando la confianza y seguridad. 

A medida que la tecnología se vuelve más sofisticada, la gestión de la energía será también más fácil y, por supuesto, será fundamental para abordar aspectos como la sostenibilidad y la crisis del cambio climático, impactando a su vez en el ahorro de costes. 

4. Personas

A medida que la tecnología se vuelve más importante, el tipo de perfil que atrae la industria será también distinto.  Necesitaremos un empleado capaz de analizar datos y tomar decisiones concretas a partir de esos datos. Las personas serán contratadas midiendo sus capacidades para llevar a cabo procedimientos relacionados con los datos con precisión. 

Se realizarán evaluaciones más detalladas del comportamiento de los solicitantes para determinar si tienen las habilidades necesarias para cada tipo de trabajo. El sector girará en torno a la formación de las personas para que sepan aprovechar la tecnología y los datos y así para proporcionar un lugar más saludable y seguro para trabajar.   

5. Sensores

Se reducirá el volumen de tareas de bajo valor a medida que los sensores se hagan más presentes en el lugar de trabajo. Esto conducirá a una reducción de nuestra huella ambiental. 

En el pasado, una actividad de mantenimiento preventivo planificada resultaría en una visita física al sitio. Ahora, esto está cambiando y los sensores permitirán la supervisión remota. Por ejemplo, históricamente, un medidor eléctrico requeriría que una persona llevara a cabo una lectura física insitu. Pero ahora podemos supervisarlos en línea para centros con gran consumo y, para pequeños sites, a través de tecnología  de cámara wifi. Esto supone manera muy fácil, rápida y eficaz de hacer tales tareas.

Otro ejemplo de ello es la gestión de residuos –donde los sensores se instalan en los contenedores para que se pueda controlar si los artículos depositados con los adecuados; y alertar del llenado y necesidad de vaciado.  Si un sensor recoge un dato en particular, entonces será capaz de enviar otro comando automáticamente. Por ejemplo, si un equipo falla o necesita reemplazado de piezas un sensor, entonces puede activar un pedido automático al listado del proveedor para que ese artículo sea entregado al centro. 

Un ingeniero puede entonces coordinar la operación y, utilizando los mismos datos, llegar a ese centro y reparar o reemplazar el artículo– lo que viene a ser un 'mantenimiento justo a tiempo'. Pero si bien los sensores seguramente reducen las tareas de bajo valor, no significa que los puestos serán eliminados–sino que las habilidades y capacidades de las personas necesarias cambiarán.


Autor:

Tim Green, Jefe Global de Ingeniería y Sostenibilidad en ISS Facility Services

 

 

 


 

 
  •