¿Cómo pueden los Facility Managers fomentar una cultura de salud mental positiva?

En los últimos años, los entornos de trabajo han cambiado de maneras que habrían sido inimaginables hace algunas décadas. Estos cambios en la tecnología, las comunicaciones y la infraestructura han generado nuevas oportunidades para la colaboración y el desarrollo profesional. Pero, lamentablemente, se ha descuidado la forma en que la mayoría de los lugares de trabajo se ocupan de la salud mental de los empleados.

Salud mental y productividad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la pérdida de productividad como resultado de la depresión y la ansiedad, dos de los trastornos mentales actuales más habituales, cuesta a la economía global un billón de dólares al año.

En otro estudio, una encuesta de OnePoll realizada a 2 000 empleados en Reino Unido, y encargada por Mental Health First Aid (MHFA) y Bauer Media revelaba recientemente que, por término medio, el 42 % de los empleados se sienten cómodos hablando de las afecciones físicas predominantes, sin embargo, solo el 14 % se sienten capaces de hablar de problemas comunes de salud mental. Los resultados ponen de relieve que se debe producir un cambio fundamental para garantizar que la salud mental y física se traten de la misma forma en el lugar de trabajo.

Son muchos los factores que influyen en la salud mental de los empleados, como los problemas organizativos, las malas prácticas de comunicación y gestión, la limitada participación en la toma de decisiones, los horarios de trabajo largos o inflexibles, y la falta de cohesión del equipo. El bullying y el acoso psicológico son también causas conocidas de estrés relacionado con el trabajo y de problemas de salud mental.

Una encuesta reciente realizada por el consultor Peldon Rose reveló que una cuarta parte de los empleados (26 %) consideran que sus organizaciones no hacen nada para ayudar a sus empleados a manejar el estrés en el lugar de trabajo. ¿Cómo pueden los Facility Managers ayudar a mejorar la situación?

Acondicionamiento de espacios

En la encuesta de Peldon Rose, casi la mitad de los trabajadores (49 %) dijeron que les gustaría disponer de una sala de yoga y meditación y de instalaciones para hacer ejercicio (50 %) para afrontar el estrés en el lugar de trabajo. Los FM podrían acondicionar una habitación con ventilación, espacio e iluminación adecuados para ello. También dispondrían de los medios y los conocimientos necesarios para anunciar tales eventos en toda la empresa.

Buena comunicación

Los problemas de salud mental suelen ser el problema olvidado de la prevención de riesgos laborales. La comunicación es clave, no solo entre el personal y la dirección, sino también entre colegas y equipos, que deben mantener conversaciones sobre la salud mental. Los FM ocupan una posición privilegiada para influir en estas conversaciones. También pueden aplicar las políticas de la empresa en materia de salud mental que puedan existir en los lugares de trabajo, pero que no se estén aplicando sistemáticamente. Por ejemplo, una empresa de tecnología de Estados Unidos tiene una política de «bondad» que persigue garantizar que todos los trabajadores reciban un buen trato, lo que influye en la cultura de todo el entorno de trabajo.

Espacios de trabajo personalizados

La mayoría de las personas creen que su entorno de trabajo es importante para su salud y bienestar mental. Sin embargo, la mitad de los encuestados en la encuesta de Peldon Rose afirmaron que su entorno de trabajo no tenía un efecto positivo en su salud mental (51 %) y su bienestar (49 %).

Los Facility Managers pueden garantizar que las personas se sientan bien en el trabajo haciendo que los espacios de trabajo sean adecuados para los empleados. Por ejemplo, pueden hacer frente a las molestias del ruido instalando cubículos en los que los empleados pueden trabajar con menos perturbaciones y, en consecuencia, sufrir menos estrés. Esto también ofrece a los trabajadores algo de tranquilidad y privacidad si sus tareas laborales lo necesitan.

Colaboración más estrecha con el departamento de RR. HH.

Los FM podrían colaborar más estrechamente con los equipos de RR. HH. para introducir una separación física en el entorno de trabajo. Por ejemplo, un estudio de diseño de Ámsterdam eleva sus escritorios hasta el techo a las 6 de la tarde, para impedir que el personal trabaje hasta tarde y deja que el espacio se utilice para juegos, ejercicio o actividades.