¿Cuál es el mejor enfoque de externalización para las necesidades de su empresa?

Con el crecimiento de la externalización (outsourcing) a escala estratégica hay más factores en juego, entre otros, la rentabilidad, la posición en el mercado, la propiedad intelectual (PI) de materiales e información sensibles, la relación con los proveedores y el talento. En consecuencia, determinar el enfoque correcto respecto a la externalización se está convirtiendo en una tarea difícil.

A medida que aumenta la importancia de esta práctica como pilar estratégico, los ejecutivos y los Facility Managers deberán emprender autoevaluaciones pragmáticas para determinar cuál es el enfoque de contratación que mejor responde a las necesidades de su organización.

La función cada vez más integral del Facility Management exige una observación más pormenorizada de los riesgos y los valores asociados a la externalización para cualquier proceso o actividad dados.

Por consiguiente, al plantearse el outsourcing, las organizaciones deberían reflexionar sobre dónde residen sus competencias y su potencial de diferenciación.

La externalización es una iniciativa que debe estar ajustada e integrada en la visión de una organización, y también debe contribuir a los objetivos estratégicos, de gestión y operativos derivados de la mencionada visión en un marco temporal determinado.

El gráfico que se muestra a continuación explica tres aspectos que deben tener en cuenta las organizaciones y los responsables de tomar decisiones al plantearse el outsourcing.

tipos_enfoque

La externalización como herramienta estratégica

En este planteamiento, el outsourcing se centra en respaldar y contribuir de manera activa a las estrategias a largo plazo de la empresa mediante acuerdos de tipo alianza. La externalización reside fundamentalmente en el nivel organizativo.

La externalización como herramienta de gestión

Utilizar el outsourcing como herramienta de gestión aleja la organización de la integración vertical y la autosuficiencia, y la orienta hacia una estructura empresarial que permite inversiones más centradas en ámbitos que ofrecen ventajas competitivas. Al contrario que cuando se utiliza como herramienta estratégica, la externalización aquí reside en el nivel de los procesos empresariales.

La externalización como herramienta táctica y operativa

Como herramienta táctica y operativa, el outsourcing responde a un deseo de resolver un problema práctico para lograr un beneficio neto en eficiencia operativa. En este caso, la externalización reside fundamentalmente en el nivel de las actividades funcionales.

En la actualidad hay aún muchas empresas que no reconocen el inmenso valor de la externalización como estrategia para cambiar la forma de una empresa. En muchas ocasiones, por tanto, el outsourcing se sigue considerando una mera transacción táctica, con una visión miope de sus ventajas.

De ahí que la decisión de externalizar o no externalizar exija una auditoría interna para poder aumentar al máximo el valor, en especial cuando se emplea el outsourcing como herramienta estratégica.

En el gráfico siguiente figuran los tres niveles principales de externalización empresarial.

niveles_externalizacion

En este contexto, por actividades funcionales puede entenderse la limpieza, la restauración o la contratación de personal, mientras que los procesos empresariales pueden referirse a la gestión de las instalaciones o la gestión de los recursos humanos. La estrategia organizativa hace referencia a los objetivos estratégicos específicos de la empresa, como la visión, la misión, las asociaciones y las inversiones.

Piense en la diferenciación

Las organizaciones no deberían pensar en términos de actividades principales y actividades secundarias, sino más bien en dónde residen sus competencias y su potencial de diferenciación. Las empresas deben tener en cuenta qué pueden realizar internamente y qué representa una potencial ventaja competitiva, así como una desventaja competitiva.

Las organizaciones necesitan también reflexionar sobre lo que realmente puede diferenciarlas del resto, ya se trate de una actividad fundamental o no.

En algunos casos, aunque solo sea por la escala o los conocimientos especializados que exige un trabajo, los socios pueden hacerlo mejor que nuestra propia empresa, aunque se trate de una actividad esencial.

 

Para saber más externalización, accede la entrada en nuestro blog: 4 áreas clave que determinarán la transformación de la externalización o descarga nuestro White Book - Visión 2020: futuro del outsourcing y perspectivas del Facility Management.