Diseñando la organización del futuro... ¿Cómo lograr el éxito?

Las reglas del juego están cambiando y las organizaciones deberán seguirlas. Pero, ¿qué hará falta para diseñar la organización del futuro?

Las admiramos y queremos ser como ellas: organizaciones de la nueva era competitivas, innovadoras, muy ágiles y eficaces. Hablamos de un Facebook, Amazon, Alibaba, o Google. Todas ellas nos han sobrepasado con creces.

No importa lo mucho que deseemos ser como ellas, es muy difícil lograrlo. Sin ánimo de generalizar, las empresas adoptan muchas formas y tamaños distintos, pero una gran parte de ellas siguen operando de acuerdo con modelos de hace más de 100 años. Los modelos se han visto abrumados por prácticas, sistemas y conductas legadas. Estas prácticas, sistemas y conductas deberán confrontarse y descartarse para avanzar más rápido.

Una resistencia por parte de los líderes, la mayor amenaza

A medida que las organizaciones se vuelven más digitales, se enfrentan a la creciente necesidad de rediseñar sus estructuras organizativas, moverse más deprisa, adaptarse más rápidamente, aceptar las dinámicas demandas profesionales y facilitar el aprendizaje.

Un reciente informe de Deloitte sobre Capital Humano revela que algunas de las organizaciones más importantes del mundo están pasando de la fase de diseño a la fase de creación activa de esta nueva organización. Con independencia y debido a la complejidad del cambio del diseño organizativo, muchos líderes empresariales no confían en que desarrollarán el proceso de manera óptima.

En ocasiones, las remodelaciones organizativas fracasan debido a que acaban reduciéndose a un ejercicio de recorte de gastos o se topan con la resistencia de la dirección de la empresa. De hecho, muchas firmas consultoras señalan anecdóticamente que hasta el 70 % de las reorganizaciones fracasan debido a la «desobediencia creativa» del equipo ejecutivo.

Menos jerarquía, más agilidad

Para diseñar correctamente la organización del futuro, primero debemos atender menos a la eficiencia y más a la rapidez, la agilidad, y la adaptabilidad.

La eficiencia y la eficacia prosperan en organizaciones compartimentadas con estructuras y procesos claros, basados en patrones comerciales previsibles. Pero en la era de la disrupción digital continua, la predicibilidad y estructura son palabras del pasado.

Por el contrario, las organizaciones exitosas del futuro serán las que pasen de estructuras jerárquicas a modelos más flexibles y centrados en equipos.

Estas organizaciones facilitarán entornos que animen a las personas a conocerse, compartir conocimiento y crear equipos basados en proyectos. Pasar de un equipo a otro sin riesgo es un atributo fundamental de las empresas más competitivas que cada vez está cobrando más importancia.

Cómo pueden respaldar el cambio los ejecutivos de instalaciones

A la hora de diseñar la organización del futuro, no solo requerimos de un plan sólido, apoyo de la dirección y una magnífica gestión del cambio; también es necesaria una buena gestión de los facilities capaz de trasladar el plan en acciones del workplace. Los Facility Executives deben asumir la responsabilidad de:

  • Entender el modo en que las nuevas tecnologías digitales puede eliminar los compartimentos estancos, agilizar los métodos de trabajo tradicionales y mejorar la cooperación
  • Crear procesos que favorezcan la movilidad de las personas y los equipos, a fin de garantizar una entrega rápida de proyectos
  • Analizar y entender los métodos actuales de trabajo e identificar las mejores oportunidades para mejorar la agilidad
  • Adaptar el diseño del lugar de trabajo y los servicios de las instalaciones a las necesidades de los usuarios y fomentar la colaboración
  • Aplicar herramientas para conocer las opiniones de los usuarios finales de las instalaciones y tomar decisiones mejor fundamentadas