Digitalizar para humanizar

Nos encontramos inmersos en la era de la digitalización, una innovación que ha permitido a las empresas ser más eficientes y poder liberar recursos. Ante esta situación, la pregunta que surge es ¿qué hacer con estos recursos liberados? La reducción del precio final al cliente supondría una diferencia mínima que enmascara la verdadera oportunidad de negocio: la reinversión en la propia empresa y, más concretamente, en el Facility Management.

Para entender este argumento es necesario analizar los estudios sobre las tendencias de los entornos de trabajo, que desprenden que el 70% de los millennials consideran que el lugar de trabajo es muy importante, según Accenture, o que el 88% de los jóvenes que están buscando trabajo priorizan experiencias y comunidad (Landrum, 2018).

Estos datos demuestran que las nuevas generaciones consideran sustancial trabajar en espacios colaborativos y oficinas sensibles y respetuosas con el medioambiente. Ante esta situación, si como empresa no conseguimos un buen entorno laboral en nuestros espacios de trabajo, las nuevas generaciones rechazarán desarrollar su trayectoria profesional en nuestra compañía y se buscarán otro empleo. Y ese es el principal temor de las nuevas generaciones de directivos: retener talento.

Es así como nace el Experience Management, es decir, la unión de las nuevas tecnologías (Big Data y el IoT), de procesos de digitalización y del propósito y vínculo con los empleados. Y, ahora, ¿cómo se puede aplicar? Una primera idea puede ser la adaptación de sensores de movimiento en tiempo real para conocer la cola que hay en la cafetería o las salas que, estando ocupadas, en realidad están vacías. Otra opción es la digitalización de la firma electrónica, que permite a nuestros empleados firmar su contrato desde cualquier punto del planeta y evita traslados innecesarios. El objetivo final es facilitar los procesos laborales del trabajador en factores considerados claves para él, lo cual supondrá un aumento de su felicidad y, así de su productividad.

En definitiva:

  • La digitalización como innovación va a hacer más eficiente nuestro sector liberando recursos
  • Vivimos en una era donde los edificios y la atmósfera que se crea en ellos son una herramienta para retener talento
  • Si combinamos una cosa con la otra, si “Digitalizamos para Humanizarnos”, podemos convertirnos en una pieza fundamental y estratégica dentro de nuestras organizaciones

Artículo publicado en Linkedin Publisher


jordi_cochsAutor:

 

Jordi Cochs, Director de Grandes Cuentas en ISS Facility Services Iberia