¿Cómo afectará la automatización de los lugares de trabajo en el futuro?

¿Serán nuestras funciones sustituidas por la tecnología? O, por el contrario, ¿generará nuevos empleos? Exploremos juntos estas cuestiones y el futuro de la automatización de los lugares de trabajo.

 

Lo único que crece con mayor rapidez que la tecnología de automatización es el fervor que despierta la automatización en el lugar de trabajo. Todos los días oímos hablar o interaccionamos con este tipo de tecnología, ya sea a través de los medios de comunicación o hasta en los mostradores de facturación de los aeropuertos. No se puede negar que la automatización y el debate que ésta suscita están presentes en todas partes en la actualidad, incluido en el lugar de trabajo.

Aunque algunos de nosotros podemos estar fascinados por las comodidades que ofrece la automatización, todos mostramos cierta cautela sobre su intromisión en nuestras oficinas. Por consiguiente, es importante que no permitamos que el temor que hay en el centro del debate sobre esta cuestión ensombrezca la investigación sobre la automatización en el workplace.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, el 85 % de los gerentes de 200 empresas encuestadas coincidieron en que la automatización generará más empleos que los que sustituirá en un plazo de 10 años. Además, Deloitte ha facilitado ya pruebas de la potencial creación de empleo asociada a la automatización, y ha afirmado que esta ha generado cerca de 3,5 millones de puestos de alta cualificación en el Reino Unido, lo que añade un total de 140.000 millones de libras esterlinas en nuevos salarios a la economía.

 

Los directivos empresariales creen que la automatización puede impulsar la productividad

De acuerdo con un estudio nuevo realizado por Capita, un 91 % de los directivos encuestados opinan que la automatización debe considerarse una oportunidad, y el 76 % de los encuestados creen que puede aumentar la productividad.

iss_opinion_automatizacion

Por su parte, los trabajadores siguen mostrándose más cautos que sus jefes en esta materia. Aunque el 67 % de los trabajadores ve algún beneficio en la automatización de los lugares de trabajo, un 72 % expresa cierto grado de inquietud, que en su mayor parte atañe a la pérdida de trabajo (38 %) y a la pérdida de los “aspectos de socialización” presentes en el lugar de trabajo (27 %).

La educación será la clave para superar la ansiedad que produce la automatización

Los dirigentes empresariales, en particular, desempeñan un papel importante en la ayuda que debe prestarse a los trabajadores para superar su ansiedad ante la automatización y la potencial pérdida de empleos. Mediante una adaptación de los programas de formación del personal, de tal modo que aborden la repercusión de la automatización en los empleos y la evolución profesional, los directivos empresariales pueden contribuir a minimizar los temores de sus empleados.

Como parte de este proceso, los Facility Managers deben ser proactivos y centrarse en la creación de un entorno en el que personas y máquinas puedan trabajar codo con codo, realizar tareas desarrollando su máximo potencial y de tal manera que compensen los puntos débiles y complementen los puntos fuertes del otro.

Algunos trabajos desaparecerán, pero aparecerán otros

Para garantizar la ventaja competitiva entre empresas, los directivos y sus profesionales de Recursos Humanos deben entender el modo en que la tecnología aumentará las actividades diarias de los lugares de trabajo e investigar los tipos de perfiles nuevos que se necesitarán para cubrirlas.

No cabe duda de que algunos trabajos desaparecerán, pero tampoco de que surgirán otros puestos. Aunque los robots pueden trabajar los siete días de la semana durante las 24 horas, los directivos dudan de que puedan ser tan creativos e inteligentes emocionalmente como las personas. En consecuencia, las capacidades que atañen a las relaciones sociales, la responsabilidad, la creatividad, la imaginación y el liderazgo seguirán estando en manos humanas, y depende de los directivos, del departamento de Recursos Humanos y de los estrategas del lugar de trabajo que se reconfiguren los entornos de trabajo de modo que se permita a cada empleado poner en práctica sus capacidades exclusivas, en conjunción con la tecnología automatizada.

A medida que el avance hacia la automatización continúa, la atención en el lugar de trabajo debería dirigirse a comprender los perfiles generales de la plantilla y a desarrollar un plan de acción claro que pueda servir de guía en la recapacitación de los empleados actuales.

Ahora bien, no nos confundamos: los trabajadores también tienen un papel que desempeñar en este proceso. Deben mantener la mente abierta a los posibles beneficios de la automatización, que podrían presentar una oportunidad única para hacer los trabajos más interesantes, lucrativos y gratificantes.

 

Más información sobre Nuevas formas de trabajar – El lugar de trabajo del futuro, en nuestro White Book. Descárgalo de manera gratuita aquí.