Lo que podemos aprender del aumento continuo del trabajo flexible

Una de las tendencias que decididamente crecerá en 2019 es el aumento del coworking y de las oficinas flexibles.
 

Hasta hace poco se aceptaba el trabajo flexible en algunos sectores o ámbitos concretos, especialmente en empresas de nueva creación y profesionales independientes. Sin embargo, esta orientación ha seguido evolucionando y extendiéndose, adoptándose como una iniciativa más generalizada.

Ahora la flexibidad laboral está en boca de todos y también de empresas como el gigante de gestión de agendas y espacios de trabajo colaborativo We Work – que ha impulsado gran parte del crecimiento en este sector y que opera en más de 22 países.

La popularidad de las oficinas flexibles ha crecido de forma paralela al aumento del número de trabajadores autónomos, así como al avance de la tecnología. Todo ello ha propiciado y facilitado el trabajo a distancia.

Crecimiento del coworking

Cada vez hay más estudios que indican que el coworking no dejará de crecer en los próximos años. Además, los gigantes del mercado inmobiliario ya han aceptado que no se trata de una moda pasajera, y muchos de ellos están desarrollando el concepto dentro de sus propias carteras.

Otras investigaciones predicen que el aumento del coworking propiciará, como consecuencia, el final de la oficina tradicional. En este sentido, la investigación realizada por la compañía de diseño Knoll afirma que el número de espacios de trabajo colaborativo en todo el mundo ha aumentado casi un 700% desde 2011.

Y es que, según diversos estudios, ubicar a los empleados o equipos en entornos de trabajo colaborativos, puede llegar aumentar la productividad y afectar positivamente a otros factores de bienestar. Por ello, pequeñas y grandes empresas ya están aplicándolo en sus espacios.

A medida que el mercado madura, surgen espacios de trabajo colaborativo para sectores específicos, movimientos políticos, tecnologías e incluso espacios dedicados solo a mujeres. Por ello, es posible afirmar que en 2019, la competencia será aún más feroz.

Qué puede aprender el Facility Management del coworking

La creciente popularidad de los espacios de trabajo colaborativo no es solo el resultado de un mayor número de trabajadores autónomos y de los avances tecnológicos; sino que es el resultado de un cambio en las formas de trabajar y en las expectativas que albergamos con respecto a los lugares donde trabajamos.

Queremos que nuestros lugares de trabajo estén inspirados en el espíritu de equipo, que fomenten la colaboración y que estén provistos de sentido. Además, los consideramos espacios motivadores que pueden mejorar nuestro pensamiento creativo y ayudarnos a conseguir el equilibrio perfecto en nuestras vidas laborales.

Para crear un lugar de trabajo óptimo, la interacción, la socialización y la colaboración deben estar en el primer plano de todo lo que hacemos. Esto también supone un cambio de enfoque: de un foco en los Facility Services a un diseño de servicios centrados en las personas. De esta manera, los empleados del servicio serán capaces de participar en la creación de experiencias excelentes para todos aquellos usuarios de oficinas o centros.

En otras palabras, la orquestación de servicios y encuentros entre personas que ayudarán a las empresas a alcanzar los resultados deseados.

Esto también significa no permitir que la experiencia en el lugar de trabajo se vea limitada por las paredes de una oficina. Se trata, en definitiva, de presentar a las personas lugares alternativos para trabajar, reunirse, colaborar y ofrecer nuevas formas a través de las cuáles las personas puedan realizar su trabajo. Cada equipo es diferente, como también lo son las formas en que puede colaborar, ser productivo y creativo de forma óptima.

Tener en cuenta esta tendencia al a hora de desarrollar espacios de trabajo en el futuro, será sin duda beneficioso para todos los empleados y para cualquier empresa.

 

¡Descarga ahora el White Book ISS Visión 2020 - El futuro del trabajo, el  personal y el espacio de trabajo!