6 estrategias de Real Estate que pueden añadir valor a tu negocio

Durante años, muchas organizaciones han basado la gestión del Real Estate Corporativo (CREM en inglés) en algo puramente transaccional, enfocándose, ante todo, en la disminución de costes unitarios a corto plazo. Sin embargo, la gestión del Real Estate Corporativo es mucho más que eso. Te proporcionamos 6 estrategias de Real Estate que pueden aportar un valor añadido a tu negocio. 

 

Tradicionalmente, la gestión del Real Estate Corporativo se ha focalizado en la minimización de costes y en los resultados a corto plazo más que en una estrategia empresarial a largo plazo. Sin embargo, la instensificación de las presiones externas y los entornos tan cambiantes están obligando a las compañías a prestar una mayor atención a las operaciones secundarias.

A pesar de que el retorno de las actividades de secundaria puede ser menor que el de la actividad principal de la empresa, no hay duda de que dichas actividades pueden proporcionar otro tipo de valor.

Las siguientes seis estrategias que añaden valor a tu empresa a través de la gestión del Real Estate Corporativo podrán, seguramente, contribuir al paso del mero ‘coste de hacer negocios’ hacia un verdadero generador de valor.

1. Aumentando el valor de los activos

La primera estrategia implica la forma de ver las propiedades como unos activos de capital que pueden ser gestionados y optimizados para su crecimiento –dándole a la organización una contribución financiera significativa. El objetivo aquí gira en torno a la maximización del valor de la cartera de propiedades actual, seleccionando localizaciones deseables o incluso redesarrollando propiedades obsoletas.

2. Promoviendo el marketing y las ventas

En segundo lugar, el Real Estate Corporativo puede darnos un valor añadido a través de la selección de localizaciones que atraigan a clientes, empleados, inversores y a otras partes interesadas, hacia la organización ya sea para el reclutamiento o actividades empresariales.  Además, el diseño de un edificio puede ayudar a mantener la marca y los valores  empresariales.

3. Proporcionando lugares para la innovación

Aunque el énfasis en innovación puede ser menos familiar que la estrategia de real estate, los facilities que fomenten y apoyen el pensamiento creativo son claves.  En este punto, es fundamental que los inhibidores de espacio participen en la planificación de espacios y que compartan su conocimiento sobre el tipo, tamaño y diseño de lugares de trabajo con el fin de crear una atmósfera inspiradora. Esto, a su vez, provocará un aumento del retorno económico.

4. Enfatizando en la satisfacción y productividad del empleado

El nivel de satisfacción del empleado puede depender de las decisiones relacionadas con el workplace y su ambiente laboral. Sin lugar a dudas, las organizaciones que diseñan el espacio buscando la mejora de satisfacción de los empleados pueden esperar que su rendimiento económico aumente a través de una mayor producción, eficiencia, innovación, niveles bajos de absentismo y mucho más.

5. Incrementando la flexibilidad

La flexibilidad puede ser vista tanto en términos de espacios de trabajo así como su en materia de ubicación. Son cada vez más organizaciones las que están remodelando sus equipos de trabajo, estableciendo horarios de trabajo más flexibles, lo que origina nuevas necesidades de flexibilidad o adaptabilidad para la oficina. Por otra parte, si las condiciones del mercado cambian, se demandará una preparación para poder desocupar ese mercado rápidamente.

En ambos casos, el hecho de que las demandas en materia de espacio sean variables puede hacer que una organización esté pagando por un espacio que no es óptimo para sus operaciones.

Si la flexibilidad del lugar de trabajo es un factor clave para el negocio, una estrategia de real estate centrada en proporcionar un espacio flexible y coherente con la duración de las necesidades de la empresa,  apoyará la estrategia central de la organización y le dará un valor añadido.

6. Reduciendo costes

La reducción de costes es probablemente la estrategia de Real Estate Corporativo más familiar. Naturalmente, la disminución de costes es el factor que tiene un impacto más inmediato y directo en la actividad económica de cualquier organización.

En este contexto, las decisiones operativas más conocidas de real estate, se refieren a los rendimientos asociados con los servicios externalizados. Por otra parte, hay otros métodos que pueden ser considerados como: reubicar unidades de negocios, la ocupación de edificios sostenibles y la elección de localizaciones basadas en incentivos gubernamentales.

También hay que tener en cuenta que los costes siempre se pueden reducir gracias a la negociación de tasas más bajas para los servicios y utilidades relacionadas con el real estate, o el aumento de la calidad y el tiempo de mantenimiento de las instalaciones para evitar reparaciones costosas y gastos de capital.

 

Mientras que todas las estrategias mencionadas pueden aportar un valor extra a cualquier empresa, es importante que las decisiones sobre la gestión del Real Estate Corporativo estén directamente relacionadas con los objetivos de la compañía. Como mínimo, el personal de Real Estate debe conocer la esencia de la empresas y entender cómo comunicar eficazmente su contribución a la organización en un lenguaje que los decisores puedan entender.

Te gustaría saber más sobre cómo el real estate puede dar valor a tu organización? Descarga aquí nuestro White Book Visión 2020: Nuevas formas de trabajar – el espacio de trabajo del futuro.